GOOD  MORNING  :

 

         ” A veces, algo bueno es cuanto necesitas ” 

 

 

                                    CAFÉ,  COTIDIANO  Y  PEQUEÑO  PLACER

 

El olor a café recién hecho, ese aroma tan especial. Invita a estar sólo o compartir momentos de relax.

 

 

 

El café se ha convertido en la bebida más consumida en todo el mundo. Se obtiene a partir de las semillas tostadas y molidas de los frutos de la planta del cafeto ( coffea ).

 

 

 

 

 

        Aunque no se sabe el origen exacto del café, todas las teorías señalan su aparición en la actual Etiopía.

 

 

 

 

 

En Oriente, el café se toma usualmente en un vaso, mientras que en Occidente se hace en taza. La taza si es de porcelana que sea bastante gruesa, para que absorba y mantenga el calor del líquido.

 

 

 

 

 

 Se aconseja que la taza tenga forma de ” tulipán “, para que la crema pueda subir lentamente a la superficie y el café sea saboreado a sorbos.

 

 

 

 

 

Una buena taza no mejora el gusto ni el aroma de un buen café pero permite conservarlos durante más tiempo.

 

 

 

 

 

 

Elíge el método de preparación que más se adapte a tus gustos. Cafetera de rosca o de fuego, de filtro, eléctrica o de goteo, de émbolo manual o máquina de café expresso. Usa agua mineral, limpia la cafetera sin jabón y sécala adecuadamente para que no proliferen los hongos.

 

 

 



Si utilizas café en grano, en el momento de su preparación moler sólo lo necesario. Utilizar molinos de muelas y no de aspas que suelen quemar el café. Preparar sólo la cantidad necesaria, ya que a los 30 minutos el café pierde casi todos sus aromas.

 

 

 


El café absorbe todos los aromas y olores que se encuentran a su alrededor si no dispone de un envase apropiado. Debe ser guardado en un lugar seco y sellado al vacio. Un buen sistema de conservación retrasará la perdida de aromas y preservará el café de la humedad, el aire, el calor y la luz.

 

 

 


Nunca servir el café recalentado. Si precalientas las tazas, se mantiene por más tiempo la temperatura y crema del café.

 

 

 

 


Existen tantas formas de preparar el café como consumidores pero la más popular, a parte de tomarlo solo, es la que lleva leche, aunque también se le suele añadir crema o nata, leche condensada, chocolate o algún licor.

 

 

 

 

 

                       Habitualmente se sirve caliente, pero también se puede tomar frío o con hielo.

 

 

 

 

 

Se consume con azúcar añadida. En ocasiones se le añade chocolate o especias como canela, nuez moscada o una rodaja de limón y hielo.

 

 

 

 

 

La clave para que esta bebida tenga un efecto positivo en el organismo es la moderación. Su cualidad fundamental es la cafeína que proporciona una sensación vigorizante en el organismo.

 

 

 

 

                               Nada como un buen café de puchero y algo dulce para acompañar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las bajas temperaturas de estos dias invitan a relajarse. Prepararse una taza de café, en tu butaca o sofá preferido y acurrucarse en una buena manta.

 

 

 

 

 


                                                    Disfruta de los pequeños placeres de la vida !!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios